miércoles, 8 de enero de 2014

OLVIDO DEL ASESINO




Una luz muy tenue iluminaba la estancia. Un olor rancio se introducía en mis fosas nasales como un cobertizo cerrado. El dolor de las heridas, en mis muñecas, me hacía flaquear y aún así estaban atadas. El suelo, frío como un tempano de hielo en invierno, mostraba un charco de mi propia sangre carmesí como el lacrado de un sobre cerrado.
Sé que hay alguien estudiando cada uno de mis movimientos.
Sólo quiero desatarme y pedir auxilio. Mis últimos recuerdos se han evaporizado y por mucho que me esfuerzo, mis intentos de articular palabra alguna son en vano.

De repente, un candil se enciende frente a mí. Un hombre con sombrero de ala se acerca unos pasos respetando las distancias. No entiendo nada, su cara me recuerda a alguien. Lleva una casaca roja.
Distingo en su mano una pistola y una sonrisa aparece en su rostro.
Aunque la muerte se acerca blandiendo un arma nunca será tan despiadada como un grupo de esclavos del antiguo Egipto.
Soy Hans. Un vampiro que vino a Boston desde Holanda para crear mi propio imperio de sangre.
Ya es demasiado tarde para recordar todo mi pasado y viajes porque el cañón apunta mi cabeza. Varias detonaciones mezcladas con los gritos de los pueblerinos hacen vacilar a mi ejecutor. Aún por mi debilidad y desorientación oigo el caos que reina en el exterior de la casa. Los Mohawk atacan con sus afilados colmillos. Justo los que apadriné para comenzar mi lucha.

En unas horas saborearé la sangre y esto es algo que no voy a olvidar jamás.


ESCRITO POR CHABI ANGULO

No hay comentarios:

Publicar un comentario